Pedro Castillo, sigue peleando voto a voto la presidencia de Perú frente a Keiko Fujimori. Es católico, transfóbico, está en contra del aborto, el matrimonio igualitario y la eutanasia. Es, al mismo tiempo, un orgulloso campesino, maestro rural y sindicalista.

Pero, ¿quién realmente es este personaje? Sus cercanos dicen que es un amante de lo sencillo. Se le conoce por llevar siempre un sombrero de paja y camisas blancas con un lápiz estampado. Nació en Puña, un pueblo del distrito de Chota, en la región norteña de Cajamarca.

Tiene 51 años, y aún sigue viviendo y creciendo, personal y profesionalmente en su territorio. Trabaja como maestro de una escuela rural desde hace 24 años, y el poco tiempo que le queda lo invierte en la agricultura, ya que es un cultivador de camotes.

Fotografia: Instagram

Conservador y católico

Pedro Castillo tiene tres hijos y vive con su esposa Lilia Ulcida Paredes. Ella pertenece a la religión evangélica, aunque él profesa el culto católico, una combinación que hoy en día demanda muchas opiniones sociales, y mas en Perú, un país donde la religión suele ser un factor electoral.

Acostumbra a citar pasajes bíblicos cuando apela a la moral para justificar su rechazo al aborto, al matrimonio homosexual y la eutanasia. En los últimos días, se ha referido a los casos de feminicidio en el país y al rol de los hombres en las familias, como personas que “paran la olla”. 

Para varones y mujeres. Si el niñito desde pequeñito induce a ser varón no depende de ti pues hijito si quieres ser mujer. Es que hay que decirle a los niños y niñas, sabes qué, hay niñitas con pene y con vagina, y hay niñitos con pene y con vagina, dónde estamos compañeros. Tenemos que repudiar esa actitud”.

Pedro Castillo

Incluso se ha reusado a tratar temas con enfoques de género con expresiones como: “¿Acaso nuestras hijas, nuestras propias alumnas no salen a partir de las 11, 12 de la noche a las grandes ciudades a prostituirse? Lo que tenemos que hacer es priorizar la educación”.

“No más pobres en un país rico” 

Así se titula una de las promesas más sobresalientes de Castillo en referencia a Perú. A esta frase, que es parte de su engranado discurso, y con las que apuesta a ser el futuro presidente de Perú.

Desde su plataforma electoral se plantean tres ejes centrales para impulsar el desarrollo de la nación: salud, educación y agricultura. Este último punto es central para convocar al electorado ya que 7 millones, de los 33 millones de peruanos, viven en zonas rurales.

Promete crear un millón de empleos en un año y niega que pretenda confiscar los fondos de pensiones de los trabajadores, como aseguran sus críticos.

La propuesta electoral de Perú Libre se basó en tres pilares: salud, educación y agricultura, los sectores prioritarios para impulsar el desarrollo nacional, según Castillo. También quiere convocar a una Asamblea Constituyente para redactar en seis meses una nueva carta magna en reemplazo de la actual, que privilegia la economía de libre mercado.

El pueblo se siente identificado con una persona que nace del mismo pueblo”

Pedro Castillo.
Fotografia: Instagram