Los datos entregados por el Servicio Nacional de Migraciones y el Instituto Nacional de Estadísticas respecto de la cifra de inmigrantes residentes en Chile sorprendió a varios. A diferencia de otros años, el crecimiento se estancó producto de la crisis sanitaria.

En medio de la crisis política interna de varios países de la región, muchos extranjeros han escapado de sus hogares en busca de mejores oportunidades laborales.

De hecho, eso fue exactamente lo que ocurrió en Chile hace algunos años con la masiva llegada de venezolanos, peruanos, haitianos y otros grupos migrantes que ya bordean casi 1,5 millones de habitantes.

Sin embargo, pareciera que la pandemia frenó esa tendencia, y a diferencia de lo que se pensaba a mediados de 2019 respecto de una masiva llegada de migrantes a Chile que continuaría, hoy el crecimiento anual de aquella población no llega ni siquiera a un 1%.

Efecto Pandemia

Según los nuevos datos oficiales entregados por el Servicio Nacional de Migraciones y el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), al 31 de diciembre de 2020 la población extranjera residente en Chile alcanza un total de 1.462.103 personas, es decir, un aumento de un 0,8% respecto del mismo período de 2019.

El incremento interanual corresponde a solo 11.770 migrantes, muy por debajo del alza reportada en 2019 respecto del año anterior correspondiente a 242.157 personas (11,4% más). Pese a no haber reportado un crecimiento significativo en el total de la población, los datos sí revelan cambios respecto al género de quienes ingresan al país.

Entre 2018 y 2019 el incremento de migrantes se repartía en números similares entre ambos sexos: en aquel período se registraron 72.360 varones y 76.592 mujeres residentes. Sin embargo, esa tendencia cambió, y hoy es posible ver un mayor porcentaje de nuevas mujeres en el país con 7.365 ingresos frente a los 4.405 de los hombres, lo que implica un alza de un 40% respecto de estos últimos.

Según el informe elaborado en conjunto con la Policía de Investigaciones, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Servicio de Registro Civil e Identificación, del número actual de personas extranjeras residiendo en Chile, 744.815 corresponde hombres y 717.288 a mujeres.

Por otro lado, aquellas personas entre 20 y 44 años abarcan el grueso de la población extranjera en Chile con un total de 979.855 personas. Mientras que los jóvenes de entre 25 y 29 años se ubican como la población etaria más numerosa con 246.293 personas, es decir, representan el 17% del total de residentes en el país. Es decir, la mayor parte de los inmigrantes

Senadores insisten en que se deben detener las expulsiones masivas

Un grupo de senadores de oposición solicitó al Ejecutivo que “detenga las expulsiones masivas que han sido cuestionadas a nivel internacional, garantizar el debido proceso en el caso de que estas se efectúen con la observancia de los principios de interés superior del niño y la reunificación familiar».

«Detener las expulsiones masivas y garantizar el debido proceso de niños, niñas y adolescentes y la reunificación familiar», son los ejes del proyecto de acuerdo recientemente fue aprobado por la mayoría (20 votos a favor y 12 votos en contra) del Senado y que fue patrocinado por senadores de oposición.

En concreto, se solicitó al Presidente de la República que, si lo tiene a bien, se sirva instruir al Ministro del Interior y al Subsecretario de la misma cartera detener las expulsiones masivas que han sido cuestionadas a nivel internacional, así como garantizar el debido proceso en el caso de que estas se efectúen con la observancia de los principios de interés superior del niño, niña y adolescente y reunificación familiar, o en el caso de que se trate de expulsiones de padres, madres o cuidadores o cuidadoras, y, en particular, revisar la situación de los migrantes venezolanos, verificando el cumplimiento del principio de protección complementaria.

El proyecto de acuerdo fue patrocinado por los senadores Isabel Allende, Loreto Carvajal, Adriana Muñoz, Ximena Órdenes, Yasna Provoste, Ximena Rincón, Pedro Araya, Carlos Bianchi, Alfonso De Urresti, Álvaro Elizalde, Guido Girardi, Alejandro Guillier, Francisco Huenchumilla, José Miguel Insulza, Ricardo Lagos, Juan Ignacio Latorre, Juan Pablo Letelier, Carlos Montes, Jorge Pizarro, Jaime Quintana, Rabindranath Quinteros y Jorge Soria.

Los autores hicieron presente que “durante los últimos meses hemos visto cómo el Gobierno ha realizado expulsiones masivas de personas migrantes so pretexto de “ordenar la casa” en materia migratoria, expulsiones que han sido rechazadas por organismos internacionales.

Derecho Internacional de los Refugiados

La Oficina para América del Sur del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), la Oficina Nacional en Chile de la Agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR), la Misión en Chile de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en Chile, señalan la importancia de que las medidas adoptadas se adecúen al derecho internacional de los derechos humanos y derecho internacional de los refugiados. En el contexto de la pandemia por COVID 19, un grupo de Expertos de Naciones Unidas y el Comité sobre Trabajadores Migratorios de la ONU ya han realizado un llamado a los Estados a considerar la suspensión temporal de las deportaciones o retornos forzados de migrantes”.

Estas expulsiones masivas, agregan los autores del proyecto de acuerdo, “violan los derechos humanos de los inmigrantes, que en algunos casos han sido revocadas por los mismos tribunales, al acoger recursos de amparo presentados por los afectados y distintos organismos como el Servicio Jesuita a Migrantes, y las clínicas jurídicas de distintas universidades”.

Corte Suprema

Para mayor abundamiento, indican que el presidente de la Corte Suprema ha manifestado que las expulsiones masivas de migrantes son “medidas prohibidas por el derecho internacional”. Dicha situación se ha traducido en la crítica del Ejecutivo respecto de las sentencias del Poder Judicial, lo cual raya en la intromisión en las decisiones de otro poder del Estado, cuestión que lamentablemente al Gobierno parece no importarle.

“Como legisladores nos preocupa no solo el cumplimiento de la legislación y la imagen de Chile; sobre todo, nos interesa cuidar los derechos de quienes han venido a Chile con la intención de salir adelante o huyendo de situaciones precarias y de crisis. Nos inquieta que estas personas se enfrenten a una nueva separación de las familias debido a la conducta de este Gobierno, y en especial, nos alerta de qué manera esta expulsión puede afectar a niñas y niños y adolescentes”, recalcan.