La Armada de Chile deberá realizar un sumario administrativo tras una polémica publicación de un artículo en una de sus revistas institucionales, donde se compara a la homosexualidad con “actitudes sexuales depravadas” que “destruyen a la familia”.

Se trata de un artículo publicado en la Revista de Marina, dependiente de la Academia de Guerra Naval, donde el almirante en retiro Miguel Ángel Vergara Villalobos, hace una reseña del libro “La revolución sexual global. La destrucción de la libertad en nombre de la libertad”.

Dicho texto, escrito por la socióloga alemana Gabriele Kuby, apunta a los principales argumentos de grupos ultraconservadores respecto a la homosexualidad y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

En esa línea, Vergara detalla dichos planteamientos, asegurando que se trata de ideas de “libertad absolutas” manejadas “por las élites del poder mundial, con la connivencia de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea (UE)”.

“El objetivo del programa cultural revolucionario es la libertad absoluta, sin restricciones naturales ni morales. Se busca liberarse de la tiranía de la naturaleza. Para ello se intenta deconstruir la sexualidad masculina y femenina promoviendo, entre otras cosas, la equivalencia legal de la relación homosexual con el matrimonio”, señala.

Según argumenta el texto, esto queda graficado en un documento elaborado tras una Conferencia de Pekín “controlada por feministas radicales”.

“El documento final no respeta la dignidad humana, trata de destruir la familia, minimiza la maternidad, pretende imponer actitudes sexuales depravadas, promueve la homosexualidad, el lesbianismo, la promiscuidad sexual, etc”, indica.

Por último, cuestiona la supuesta intolerancia del movimiento homosexual a la “libertad de opinión y de ciencia”.

“Es una contradicción evidente que un movimiento que lucha por la abolición de la heterosexualidad obligatoria haga lo posible por negar que las tendencias homosexuales puedan ser cambiadas… El movimiento homosexual marcha bajo la bandera de la libertad, la tolerancia y la no-discriminación, pero limita la libertad de opinión, la libertad de ciencia y la libertad terapéutica en particular”, agrega.

Defensa ordenó sumario

Tras la publicación de la revista, desde el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) denunciaron el hecho exigiendo un pronunciamiento tanto de parte del Ministerio de Defensa, como de la Armada.

Tras la denuncia, el ministro de Defensa, Baldo Prokurica, confirmó el inicio de un sumario administrativo, junto con condenar el artículo.

A través de un comunicado publicado en redes sociales, indicó que “queremos afirmar tajantemente que condenamos las descalificaciones emitidas, que no forman parte de los valores que promueven el Gobierno y la Armada de Chile, y lamentamos su publicación”.

Movilh recurrió a Contraloría

Pese a la respuesta gubernamental, el Movilh recurrió a la Contraloría para denunciar a la Armada de Chile por “conductas deliberante, homofóbicas y misóginas contrarias a las leyes y a la Constitución”, solicitando al mismo tiempo que se “determinen las responsabilidades del Alto Mando”.

“En este artículo la Armada, a través del almirante y ex comandante en Jefe Miguel Vergara Villalobos, no solo lanzó discursos de odio. Además, se inmiscuyó en el debate legislativo sobre el matrimonio igualitario y se lanzó en picada contra las políticas antidiscriminatoria de las ONU y de la Unión Europea”, señaló el vocero del Movilh, Óscar Rementería.

“Violentó la Ley Zamudio y también la Constitución al transformarse en deliberante, lo cual le está expresamente prohibido en el artículo 101 de la Carta Magna”, sentenció.

Añadió que “en tal sentido hay una abierta ilegalidad que requiere sanciones no solo contra los responsables directos de esta publicación, sino también establecer la responsabilidades del Alto Mando por el mal uso de un medio de comunicación de propiedad de la Armada”.