Hoy el bar ubicado en Condell con Rancagua, en plena comuna de Providencia, amaneció vandalizado por tres extraños.

“Hoy amanecimos con un dolor profundo. Anoche Chueca Bar fue víctima directa de un acto de lesbodio”, escribieron las chicas de Chueca en sus redes sociales.

“Al despertar, teníamos más de una decena de denuncia en nuestras redes sociales. Mensajes con imágenes y videos que evidenciaban a tres hombres pintando -en un acto claramente premeditado y calculado- la fachada de Chueca”, continúa la publicación de Instagram.

El mensaje de odio es evidente. Estos “onvres” se grababan en su acto de violencia y pintaban con afán cada detalle de los mensajes de habíamos dejado ahí el último 8M como un manifiesto de libertad de expresión para las LESBIANAS y el FEMINISMO”.

Declaración Chueca Bar.

“Pintaron completamente los rostros de Nicole Saavedra y Ana Coock, al igual que el mural que mostraba una mujer afrodescendiente, una persona no binaria y una drag king”.

¿Y el Matrimonio Igualitario?

Las chicas de local piensan, con justa razón, que esto podría tener que ver con lo que pasó ayer en el Senado y el Matrimonio Igualitario. “Ayer en Chile se aprobó la ley de matrimonio igualitario en el Senado, ¿coincidencia? No lo sabemos, pero creemos sí que es importante que el Estado se haga cargo del peligro y odio que se sufre cada día y de la vulnerabilidad a la que estamos expuestas”, continúa el posteo.

Estos actos hacen que cada vez nos sintamos más inseguras. Chueca es un espacio creado para las lesbianas, un lugar seguro para la disidencia y donde trabajamos puras mujeres. Claramente, esto es amedrentamiento. Una amenaza para algunas personas, que muestran su odio de esta manera, pero que en cualquier momento puede ser manifestado de otra aún peor”.

¡A no bajar los brazos!

En Chueca hicieron la denuncia ante las autoridades, pero insisten en que no es suficiente.

Nos sentimos inseguras. Día a día, nuestra equipa se expone en un espacio abierto, donde se encuentran mesas con decenas de personas LGBTIQ+. Nos sentimos en riesgo, pero no daremos pie para que este espacio -y los que vendrán- retrocedan ante el lesbodio que, aunque las campañas de diversidad nos quieran hacer sentir lo contrario, está lejos de acabarse”.